¿Qué tan viable es tu proyecto de construcción?



Todas las empresas cuentan con un presupuesto establecido que será distribuido en el portafolio de proyectos que sea seleccionado para ejecutarse, por lo tanto, no todos los nuevos proyectos se llevarán a cabo. Algunos de ellos se quedarán en ideas y otros serán pospuestos.


¿Pero cuáles son esos proyectos que pasarán a la ejecución?


Los proyectos que continuarán son aquellos que cumplan los objetivos que propone la estrategia.

En este sentido, la medición de estos proyectos será fundamental para el análisis del desempeño de la estrategia; por está razón, debe contar con indicadores específicos de seguimiento.


¿Cómo seleccionar los proyectos estratégicos?


Como mencionamos hace un momento, a la hora de seleccionar los proyectos es necesario que todos ellos tengan sentido. Es decir, que todos estén en función del cumplimiento de alguno de los objetivos de la organización, o de lo contrario, serán actividades planeadas y ejecutadas sin ningún enfoque.

Bajo esta perspectiva, para seleccionar los proyectos, será necesario tener en mente todo el mapa estratégico de la organización y evaluar los proyectos basándonos en qué tan alineados se encuentran a tu estrategia y con ello podrás asignar un puntaje de viabilidad.


¿Qué es la viabilidad del proyecto?


La viabilidad de un proyecto se expresa en términos de un conjunto de beneficios que contribuyen hacia el objetivo estratégico.

Esta justificación requiere de un importante esfuerzo en el análisis ya que existen muchas variables que pueden afectar al proyecto. Estas variables tendrán que ser adaptadas a cada empresa, ampliando si se considerase necesario, los criterios a evaluar para determinar si el proyecto se identifica como viable o no.

Alguno ejemplos de las variables a evaluar para saber la viabilidad de un proyecto son:

  • Costos: si el proyecto se basa en una tasa de retorno sobre el capital invertido, un aumento en los costos del proyecto puede eliminarla.

  • Tiempo: los proyectos demasiado largos pueden no justificar beneficios para la empresa al provocar una utilización de recursos durante mucho tiempo. Recordemos que los recursos humanos tienden a ser limitados.

  • Grado de dificultad: que tantos recursos monetarios, humanos y de equipo se utilizarán para llevar a la conclusión el proyecto.

  • Impacto en el mercado: debe generar un cambio importante en el sector en cuestión, desde la perspectiva de la empresa hasta la del cliente.

  • Retorno: el tiempo en el que será recuperada la inversión del proyecto. Puede medirse mediante indicadores económicos (TIR, Tasa interna de retorno).

  • Cambios en el entorno empresarial: hay veces que las organizaciones tienen que tomar un camino estratégico diferente, por lo que la necesidad que justificaba el proyecto queda obsoleta y por lo tanto deja de tener sentido el comprometer recursos para un proyecto.

Las variables que acabamos de mencionar y todas aquellas que la empresa decida evaluar para tomar la decisión de qué proyectos deben ejecutarse, no deben ser evaluadas sólo al inicio del proyecto, sino que se debe hacer un seguimiento durante todo el ciclo de vida del mismo.

Esta monitorización permitirá la identificación de desviaciones con el margen de tiempo necesario para poder considerar las posibles alternativas, soluciones técnicas, de rentabilidad y potenciales de mercado.


Utiliza una herramienta como Oracle Primavera Cloud para definir y monitorear tus estrategias comerciales y objetivos organizacionales. Esto te permitirá evaluar y priorizar los proyectos para su ejecución de una manera más ágil y eficiente.


Visita nuestro sitio web www.systec-construction.com/primavera-cloud para aprender más sobre el tema y resolver las dudas que te hayan surgido.


17 visualizaciones0 comentarios